viernes, 10 de julio de 2009

3 DE JULIO. 42 AÑOS DE CANTONIZACION

Santo Domingo y nosotros.

En esta fecha me parece oportuno invitarlos a una reflexión sobre lo que ha representado nuestra presencia en la ciudad o parroquia rural que nos acogió. Para esta hacer esta reflexión es necesario un recorrido imaginario por la historia de cada uno y relacionarlo como hechos que son parte de la historia colectiva de este cantón. Como resultado se evidenciará cuanto hicimos y cuanto devolvimos este sitio que nos acogió, en fin reconocer cuánto de nosotros hay en esta tierra.

Para esto propongo unas inquietudes a responderse:

1 “Tierra de migrantes”: la mayoría de los santo domingueños llegamos desde algún sitio, pero parece que olvidamos los primeros años, hagamos un esfuerzo y recordemos los motivos de nuestra llegada, la manera en que fueron los primeros años de vida en Santo Domingo, ¿En ese momento existía algún tipo de organización a la que pertenecía?, ¿ Qué lo motivó a ser parte?, ¿Qué se hizo por el cantón desde su organización?.

2 “Tierra de oportunidades”: eso se dice de Santo Domingo, pasó medio siglo, el mundo, el país y nosotros somos distintos hoy, y por eso es necesario analizar ¿en este tiempo, aprovechamos de buena manera las oportunidades dadas por Santo Domingo?, y ¿esas oportunidades fueron personales o también para el cantón?, ¿Cómo esas oportunidades se expresaron en beneficio de todos?, por último pensemos ¿sigue siendo hoy válida esa frase?,

3 “Tierra de nadie”; otra frase dicha sobre nosotros ante tantos eventos desagradables que suceden; autoridades desarticuladas del desarrollo técnico – científico que sumado a su lento proceder han hecho los problemas sociales crezcan y hoy estén por asfixiarnos, ante esto ¿Qué se hizo desde lo personal y gremial, les participamos nuestro disgusto, les propusimos alguna solución a esos problemas? Si bien nos equivocarnos al sufragar y debemos errores pero, ¿Es posible olvidar a quienes con su ineptitud y avaricia han desperdiciado la posibilidad de mejores días para la sociedad?, por último, ¿es este el presente que quisimos construir?, ¿Cuánto estamos dispuestos a hacer como personas y gremios para que el futuro no pase delante de nuestros ojos como un programa de tv?

Las festividades son parte de la identidad y el patrimonio cultural, pero solo logran tener sentido cuando se reconocen como parte de la historia de sus ciudadanos. Espero que este ejercicio sirva para darle un sentido personal a esta fiesta, que es de esta nuestra tierra y de nosotros que la construimos a diario.

Víctor Hugo Torres López

No hay comentarios.:

Publicar un comentario